LA FILOSOFIA EN EL IEMS

FORMACIÓN Y ACTUALIZACIÓN DOCENTE

Escrito por filosofiaiems 06-05-2009 en General. Comentarios (1)

FORMACIÓN Y ACTUALIZACIÓN DOCENTE

 

INVESTIGACIÓN EDUCATIVA EN EL IEMS, ¿QUÉ Y PARA QUÉ?

Por Arturo Hernández Sánchez IEMS

           

            La investigación, es una actividad humana que a través de un método busca las causas de una problemática determinada, a la cual trata de explicar de forma racional y sistematizada, demostrando con datos y/o información las conclusiones a las que se llega, -quisiera citar, pero es demasiado obvio lo que afirmo- la investigación en el siglo XV hasta el XVIII, se centró en el mundo científico, vinculado con las ciencias exactas y la técnica, sin embargo en el siglo XVIII con los pensadores de la ilustración, que se centraron en el humano y la sociedad, y posteriormente con el marxismo y un sin fin de filósofos/sociólogos, la investigación no fue solo científica, en relación a las ciencias exactas o la tecnología, sino que se abrieron paso las ciencias sociales, y una área de ella la educación.

 

            Es una realidad que la investigación en la actualidad, por más humana que quiera ser, se ha convertido, muchas de las veces, en inhumana, ya que el objeto de estudio, son seres humanos, los estudiante son los pobladores de barrios, colonias, delegaciones o comunidades, los cuales pueden llegar a ser vistos como objetos inamovibles, cuando se puede tener una concepción diferente en la investigación, la cual necesita un método a seguir, pero no necesariamente, un método cerrado, esquemático y estático. Considero que la libertad del investigador del IEMS tanto en las formas como en los contenidos debe de distinguirlos de otros investigadores, tanto a nivel superior como medio superior, ya que la experiencia y las vivencias de cada uno de los docentes que conformamos el IEMS es plural, lo cual enriquece, aún más las experiencias que se han generado o se generen en el ramo de la investigación. 

 

            La investigación en la educación a nivel medio superior, como en otras áreas de investigación y niveles, puede ser de lo más variado en cuanto a los problemas a tratar, en primer lugar hay que señalar que los nuevos investigadores en el IEMS deben de ser formados en la investigación obteniendo los medios necesarios para llevar a cabo esta tarea tan ardua, interesante y necesaria para abordar las problemáticas tanto locales como 4globales a los que se enfrenta tanto el estudiante, la comunidad y los docentes, en los diversos aspectos que los conforman. Al decir formados, significa, que no todos los docentes del IEMS contamos con la formación necesaria para iniciar una investigación, recabar los datos, interpretarlos y presentarlos ante la comunidad, como resultado de lo investigado, y no solo contar con los instrumentos o medio de la investigación, si vamos más allá, deberíamos también de contar con los medios necesarios para actuar y transformar aquellas problemáticas a nuestro alcance. En donde a partir de talleres en los planteles sean apoyados por investigadores en diversas áreas, por ejemplo, en las ciencias, en las humanidades, en lo pedagógico o didáctico, o más aún, disciplinar, en fin es una tarea con grandes retos para el mismo Instituto, tener el ingenio y la habilidad para entablar comunicación y enlaces con personas de diversas instituciones como la UAM, la UNAM, el IPN, la UPN, con experiencias avanzadas en la investigación, y darle un sentido profesional a la investigación en el bachillerato, así como se tiene en diversas universidades, y para ello el IEMS debe de tener en cuenta que hay que invertir recursos económicos para la formación docente de sus futuros docentes-investigadores.

 

            Si bien es cierto que la investigación educativa actualmente es desarrollada en las grandes universidades, teniendo un gran bagaje  de problemáticas a investigar, se han invertido pocos recursos económicos en la investigación en el nivel medio superior, y tampoco se ha había dado a los docentes de este nivel la tarea de investigar, hay que señalar que la tarea del investigador en el nivel medio superior es una tarea que involucra al docente-investigador en su tarea diaria, y más aún para el docente-investigador en el IEMS.

  

            Con la creación de la plaza Docente-Investigador-tutor en el IEMS, ha traído consigo una serie de problemáticas para la ejecución de esta actividad dentro del Instituto por parte de las autoridades como de los docentes al tener una tarea que ejercer, y que se complica al no saber como desempeñarla por ignorar los métodos para la investigación educativa, si bien es cierto que el los docentes ya tenemos una gran experiencia en el campo de la docencia, considero que no es así en el campo de la investigación.

 

            El espíritu del investigador en el IEMS no se puede limitar a una tarea obligada que hacer, sino más bien, debe de nacer del fondo del investigador por indagar sobre aquellos aspectos que encuentra ciertas problemáticas y que no es tan fácil resolverla, y que  para que dichas problemáticas es necesaria una solución real, y que para ello es necesario que el investigador comprenda su tarea y a los demás actores, como compañeros de academia, de otras academias, a los estudiantes y al contexto, entre otros factores más, de manera que su actividad sea una actividad comprometida, que no solo este enterado de las causas de los diversos problemas, sino que elabore propuestas de acción, y más aún, poder generar actividades locales que lleven, en la medida de lo posible, a soluciones según las alcances de lo propuesto.  

 

            Ahora bien, el investigador del IEMS debe de rebasar el mundo científico e Institucional que podría limitar ciertos temas o formas en investigación, aniquilando con ello la creatividad de las propuestas de los docentes, visto desde una óptica mecanicista o tecnicista,  con su fórmulas, pasos y procesos, esquemáticos, cerrados y cuadrados, el investigador del IEMS debe de tener la apertura consigo mismo y con los temas a investigar, así como los métodos que utilice.

           

            Por otro lado, la investigación que se genere en cada plantel debe de ser local, pues las características de la población de cada lugar trae consigo ciertos problemas que intervienen en la educación, hablo de la población de estudiantes, de las colonias, e incluso de la delegación, y por otro lado, la planta docente que conforma dicho plantel, así como las pluralidad de disciplinas o asignaturas,  de forma que todo ello engloba un sin fin de variantes que intervienen en la investigación que se genere a futuro.

           

            La investigación debe de llevarnos a comprender el problema, el problema no solo de la asistencia de los estudiantes a las clases, o de que no cubren la asignatura, hablo de todo aquello que el investigador se proponga investigar, y si es un problema exige una solución o tentativa de solución a través de una propuesta que lleve consigo los medios necesarios para intentar dar una respuesta a la problemática, y por último, al aplicar dicha propuesta se convierta en proyecto local, que pueda ser aplicado y evaluado a partir de sus resultados. De forma que la investigación en una primera fase sea local y posteriormente pase a otro nivel. Y que la investigación en el IEMS se distinga por la indagación de problemas, la generación de propuestas y las acciones para atender dicho problema.

 

            Las formas de investigación podrían ser muy variadas, quisiera mostrar un ejemplo de una de las formas de investigación,  la he denominado investigación colaborativa.

 

 

            Propongo una forma de investigación diferente, que si bien, es una propuesta, cada uno podrá tomar aquellos aspectos que considere relevante.

 

            Este tipo de investigación es denominada en conjunto con los estudiantes, se trata de hacerlos participes en la investigación, ya que muchas veces son el tema a discutir o bien, el objeto de nuestro estudio, pero no los percibimos como agentes de investigación, para ello hay que consolidar un equipo de estudiantes que al presentarles el proyecto de investigación les llame la atención.

 

            En primer hay que partir que la investigación será de todos los que conforman el equipo de investigación, docente(s) y estudiantes, y que los aportes de unos y de otros tienen la misma importancia, en donde todos tienen el mismo valor y capacidades, ya que el docente tendrá ciertos elementos teóricos o profesionales, sin embargo, la edad, los prejuicios, las limitaciones y el tiempo, entre otras cosas más, le  impiden encontrarse con los estudiantes a los cuales se les entrevistará, o bien, para recabar la información, etc. Por otro lado, los estudiante son principales actores en el proceso educativo, y ellos son los que están en contacto directo con las problemáticas, tanto del contexto como personales.  

 

            Para ello hay que hacer una convocatoria a los estudiantes de aquellos grupos a los que se les da clases, proponiendo la temática a seguir. Entre otros aspectos más. 

PROBLEMÁTICAS DEL PROCESO ENSEÑANZA-APRENDIZAJE DE LAS MATERIAS DE FILOSOFÍA

Escrito por filosofiaiems 06-05-2009 en General. Comentarios (0)

 

PROBLEMÁTICAS DEL PROCESO ENSEÑANZA-APRENDIZAJE DE LAS MATERIAS DE FILOSOFÍA

 

EL CONOCIMEINTO YA HECHO COMO OBSTÁCULO DEL PROCESO

ENSEÑANZA-APRENDIZAJE Y EL CAMBIO DE COSMOVISIÓN DEL DOCENTE

Por Arturo Hernández Sánchez IEMS

 

            En la actualidad, estamos viviendo en una faceta diferente a las demás de la historia humana en relación al conocimiento generado por la humanidad, en la antigüedad, los hombre sabios eran aquellos que generaban o daban origen a los temas relevantes de su contexto, porque el conocimiento no estaba hecho o establecido, el saber humano no estaba esquematizado, por ejemplo, los presocráticos, en donde se reflexionaba sobre el origen del naturaleza, dejando atrás el pensamiento mitológico y llegando a concebir al hombre como  un ser que puede crear y generar pensamientos, comparando este momento creador con el devenir o el movimiento de Heráclito,  sin embargo, a lo largo del tiempo ese reflexionar sobre el mundo y sus problemas, se comenzó a resolver, de forma que el hombre fue sistematizando y plasmando en muchos libros aquellas teorías o paradigmas sobre las respuestas a las grandes interrogantes que el hombre se ha planteado; “¿De dónde venimos?, ¿Qué hacemos aquí?, ¿Hacía dónde  vamos?, ¿Cómo se conformó el universo o el mundo?, entre otras más.

 

            Como podemos ver en la antigüedad, el conocimiento no estaba hecho, y por lo tanto, el hombre tenía toda la libertad de escribir o decir aquello que pensaba a partir de la reflexión, dejando a un lado el paradigma de su contexto, aunque partiera de él. A lo largo de la historia, el hombre construyó teorías y reflexiones que le han dado seguridad, de forma que eso es lo único que acepta como verdad, de modo que no quiere ver lo que ya conoce desde otro enfoque u otra perspectiva.

 

 

 

            Para desgracia del hombre, los libros, en los cuales se encerraron teorías, leyes, y hechos, se volvieron los destructores implacables de la inteligencia creadora humana, promoviendo y desarrollando la memoria y la repetición, volviendo al hombre actual dependiente del conocimiento ya hecho, el cual, ha matado poco a poco su creatividad para cuestionarse y generar, desde si mismo, nuevas ideas sobre el origen del mundo, el sentido de la vida del hombre, formas de gobierno, etc.

 

            El conocimiento ya hecho, la cultura de la información, en la cual vivimos, ha marcado un sello particular en la actualidad, enajenando al ser humano, el libro da respuestas ya hechas, como recetas de cocina, pero realmente ¿el libro tiene la verdad absoluta? ¿A caso  no han cambiado muchas de las ideas que antiguamente eran verdades absolutas?, en fin, las personas que vivimos dentro de este contexto de verdades ya hechas, debemos de cuestionar aquello que sucede en relación al conocimiento, y sobre todo, cuestionar y analizar la utilidad del conocimiento y verdades ya hechas, de forma que busquemos el verdadero conocimiento desde nuestro interés personal.

 

            ¿Cómo apropiarnos del conocimiento?, para ello tenemos que recurrir a  Sócrates, el cual no escribió nada, no porque no pudiera escribir, sino porque la letra mata el espíritu creador de ideas, a sus discípulos les entrenaba en la practica, por medio de preguntas continuadas,  de forma que una pregunta tenía que ser resuelta por el discípulo, y después de esa pregunta venía otra más, y otra más, hasta el momento en que el discípulo daba  sus argumentos para fundamentar sus ideas.

 

            El hombre actual no puede permitir que el conocimiento llene su mente de ideas vacías,  sin significado para su vida, el hombre actual debe comprenderse como un ser que está en continuo cambio, y que puede cambiar su forma de ser, al momento de concebir al  conocimiento como algo en continuo cambio.

 

            Es necesario y emergente crear una filosofía basada en la esperanza, en donde los seres humanos, los docentes y estudiantes podamos tener un lugar firme en donde pisar y basarnos en aquellas ideas de diversos filósofos que nos permitan consolidar una cosmovisión del mundo, una cosmovisión que nos permita confiar en lo que hacemos, en creer que es posible el cambio personal y social, es crear una filosofía a la medida de estos tiempos.

 

            Pensar en una filosofía imaginativa, es algo absurdo, sin embargo, necesaria para las personas que vivimos en este tiempo, un tiempo de crisis, literalmente, imaginar es una palabra que puede quedar descartada por el positivismo y la ciencia, sin embargo, la imaginación puede crear una filosofía capaz de dotar al ser humano actual de espectativas y de posibilidades, de forma que la visión del mundo sea una visión que espere y que transforme  a las personas, sus ideas, su condición económica.

 

            Tanto la esperanza como la imaginación, pueden ser rechazadas de forma inmediata, sin embargo, pueden ser dos caminos que nos permitan caminar y llegar a un lugar determinado.  En este sentido se propone un cambio de cosmovisión de parte del docente.   

 

            La cosmovisión la entenderemos como el modo o la forma en que el contexto determina lo que la persona conoce, y por lo tanto, actúa a partir de lo que conoce, por ejemplo, la cosmovisión cristiana, buscando en hacer el bien, o la cosmovisión griega, empeñada en desarrollar la razón, en fin, cada cosmovisión a lo largo del tiempo se carcateriza por ciertos elementos que se viven en un tiempo y lugar determinado, influyendo en cada persona en su forma de pensar, sentir o actuar.       

 

            El contexto en que vivimos hoy día se caracteriza por el vacío de ideales, vivimos por vivir, caminos por la vida sin un sentido, no tenemos piso firme en donde depositar el pie, no sabemos con certeza de donde venimos, ni mucho menos sabemos a donde vamos, ¡Todo es tan relativo!, cada uno tiene su propia verdad,  cada uno busca egoístamente su bienestar  y su salvación, no importa la edad que tengamos, hemos nacido enajenados, es decir, alguien o algo fuera de nosotros, que nos  es ajeno, domina nuestra forma de pensar, sentir y actuar, e impide que seamos dueños de nuestros propios actos, pensamientos y sentimientos, no podemos concebirnos como dueños de nuestra propia vida y decisiones, tal parece que le tenemos miedo a ser libres y a apropiarnos de nuestro ser.

 

            La angustia, el miedo, la frustración y el fracaso, nos paralizan para actuar y hacer aquello que quisiéramos, y preferimos movernos en el mar de la mediocridad, y hacemos, pensamos y sentimos, como lo que los demás quieren, y preferimos quedarnos callados para no tener problemas, dejamos que otros construyan la historia para que nosotros no tengamos problemas.

 

            Somos tan ajenos a lo que les pasa a los otros, que no somos capaces de acercarnos a los demás, y lo peor, tan ajenos a nosotros mismos que no hacemos nada por mejorar nuestro estilo de vida, nuestra forma de sentir, de pensar o de actuar. La apatía es nuestra gran amiga, ya que todo lo cree y todo lo justifica, sin embargo, su amistad la cobra tarde o temprano a lo largo de la vida, y su precio es el más costoso,  el reproche y el remordimiento.

 

            Ahora bien, en estos momentos de crisis, es cuando cada persona debe de afianzarse en su propio ser, y no depender de los demás o del contexto. En México, el concepto que tenemos de nosotros mismos y el de los demás, es muy pobre, y nos vemos unos a otros con desconfianza , con envidia, ignorantes e incapaces de emprender proyectos. Por lo anterior, nos encontramos inmersos en el anonimato y la mediocridad.

 

            Con confianza en mis capacidades y en las de los demás, trabajando y dialogando en comunidad, dejando a un lado los intereses personales, envidias o la hipocrecía,  será la única forma en que podremos cambiar nuestra cosmovisión y la de los demás, llegando a apropiarnos de nuestro propio ser, aquí y ahora.

 

 

            Me pides que cambie mi cosmosión, y quisiera hacerlo, ¿Pero cómo le hago?... el cambio de cosmovisión surge de la necesidad de la persona, de la conciencia y de la inconformidad de percibir al mundo como hasta el día de hoy. Primero hay que darse cuenta o ser consciente de la enajenación que cada uno tiene, y detectar aquellos pensamientos, sentimientos o acciones que repetimos sin un sentido o de forma autómata. Es importante reconocer que la forma en que se piensa o se actúa, no es la deseada, sino aquella que se aprende del exterior.

 

            Por último hay que generar nuevas acciones a partir de la desenajenación, cambiando de actitud, viendo las cosas   por el lado positivo, aprendiendo de los errores, viendo con ojos nuevos, que día a día hay que hacer mejor las cosas. El cambio de cosmovisión depende total y únicamente de la iniciativa de cada persona, de forma que tal cambio impactará en los demás tarde o temprano.

 

            Ahora bien, cabe destacar la constancia como una cualidad básica en el cambio de cosmovisión, ya que nos ayuda a estar despiertos y permanecer en continua alerta, de forma que podamos estar atentos y analizarnos constantemente y no caer en la enajenación.

 

            Para concluir, el conocimiento ya hecho puede ser la base para el desarrollo de nuestros pensamientos, pero no puede ser la base en la cual depositamos nuestra vida. Por el contrario, cuando comprendemos que la persona es un ser creador de pensamientos, podemos generar nuevas ideas y apropiarnos de nuestro conocimiento. Y que es necesario elaborar o crear una filosofía basada en una esperanza real, en donde la imaginación y la creatividad nos permitan vislumbrar un mejor mañana, un mejor hoy. Y que para iniciar ésto, es necesario el cambio de cosmovisión del docente.  

¿CÓMO ENSEÑAR FILOSOFÍA EN EL NIVEL MEDIO SUPERIOR?

Escrito por filosofiaiems 06-05-2009 en General. Comentarios (0)

¿CÓMO ENSEÑAR FILOSOFÍA EN EL NIVEL MEDIO SUPERIOR?

 

LA EDUCACIÓN CRÍTICA

Por Arturo Hernández Sánchez IEMS

 

            La educación crítica, es una educación en donde el profesor es el un apoyo incondicional para los estudiantes, es el que facilita el aprendizaje, dando los recursos o los medios para que los estudiantes adquieran nuevos conocimientos, utiliza diversos materiales para que los estudiante aprendan de mejor manera, usa transparencias, filminas, programas de computo, libros, películas, cuestionarios ejercicio, etc. El profesor escucha las sugerencias de los estudiantes y las toma en cuenta para mejorar su práctica docente. Los gritos y los regaños quedan fuera, ya que mediante el diálogo, la reflexión y el acompañamiento se busca el cambio de actitud de los estudiantes. Al momento en que el profesor realiza una evaluación, no se basa únicamente del examen, ya que desde el inició del curso, el profesor va registrando y llevando un registro, a partir de la formación que lleva el estudiante, de manera que al cerrar el curso, se hace una evaluación global o final, en la cual se toma en cuenta varios aspectos, desde los trabajos, las participaciones, las tareas, la actitud, las habilidades, sin descartar los exámenes que se pudieran aplicar. Lo que se conoce en el aula debe de tener una utilidad o un significado para el estudiante, siendo así, que aquello que se aprende teóricamente debe estar ligado a su vida cotidiana. Llevando una pedagogía basada en el respeto, la autonomía, la responsabilidad y el cambio integral de la persona. 

 

            En la educación crítica los libros son una herramienta pero no un fin, se utilizan para la consulta o para conocer algo en particular, además de ejercitar la lectura o conocer algunos aspectos históricos, etc. Sin embargo, no se les ve como a un Dios lejano a la vida del hombre. Los acontecimientos que le pasan a los estudiantes, los recortes del periódico, o los noticieros, son una herramienta básica en la educación crítica, ya que por medio del conocimiento de la realidad se educa a los niños o a los jóvenes. De forma que la información en sí misma no es el fin, tan solo es un medio para que el ser humano sea un ser crítico y transforme su vida y su mundo.     

 

            El rol del estudiante en la educación crítica debe ser totalmente activo y comprometido, el estudiante es el principal actor de su aprendizaje, descubre, analiza y crea su pensamiento, de forma que todo lo que sabe se debe a él mismo. El estudiante propone alternativas junto al profesor, de forma que son iguales en importancia. Sabemos que lo anterior debe ser lo idóneo o lo mejor, sin embargo, al momento de aplicar la educación crítica en nuestras aulas, muchas veces quedamos muy lejos de ello, ya que los estudiante muestran muchas deficiencias en varios sentidos, de forma que nos encontramos con el estudiante real, el cual, en muchas ocasiones, no entra a clase, no entrega las tareas y en general no se compromete con su estudio, y de ahí que todos, profesores y estudiantes, tenemos la gran tarea de hacer realidad la educación crítica, y pase de ser una utopía a una realidad.  

 

            Para la educación crítica importa más lo que el estudiante sabe en realidad, y no la memorización por memorización para pasar un examen. Los contenidos o temas son importantes, pero es más importante la formación integral de los estudiantes, de manera que el estudiante sea un ser humano real y no un objeto.

 

            La educación crítica afirma que los hombres son seres que se superan, que van hacia adelante y miran el porvenir, miran el pasado para comprender quienes son y qué son para poder construir el porvenir con más sabiduría. Esta educación se inicia con la relación hombre-mundo, se trata de las cosas de “aquí y ahora”, el diálogo entre los hombres es el medio o camino para que los hombres se encuentren y transformen su realidad, a partir del compromiso  y la acción.

 

            En la educación crítica hay solidaridad, compromiso y transformación de la realidad que les rodea, ya que no es solamente criticar y decir, sino más bien, es reflexionar, analizar y tener un compromiso para actuar de forma consciente y responsable, siendo un agente transformador de su vida y su contexto (familia y soc.)

 

 

            Como podemos ver, la educación crítica está construyéndose, es decir, es el camino por el cual queremos caminar, sin embargo, ese camino no está hecho, lo vamos construyendo paso a paso, estudiantes y profesores, la educación es un acto de construir, de formarse unos a otros, teniendo una meta en común, el desarrollo de la persona. En este tipo de educación se escucha a todos y todos tenemos el derecho de proponer y hacer, de forma que la sociedad sea reflejo de aquello que hemos aprendido en la escuela crítica. El estudiante debe de ser el motor que mueva la gran sociedad en la que vivimos, dándole una dirección y sentando las bases para que vivamos en un mundo mejor.   

¿CÓMO ENSEÑAR FILOSOFÍA EN EL NIVEL MEDIO SUPERIOR?

Escrito por filosofiaiems 06-05-2009 en General. Comentarios (20)

¿CÓMO ENSEÑAR FILOSOFÍA EN EL NIVEL MEDIO SUPERIOR?

LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA DESDE LOS FILÓSOFOS

Por Arturo Hernández Sánchez  IEMS

 

            La enseñanza, en general, la entenderemos como el proceso por el cual se adquieren ciertos conocimientos, habilidades o capacidades. En este sentido, la enseñanza se ha dado a lo largo de la historia del hombre, desde aquellos tiempos remotos en donde las tribus se organizaban para cazar, o recolectar frutos, de forma que en la practica se desarrollaban las habilidades o capacidades que se requerían en ese momento. En ese sentido, todas las sociedades han influido en sus integrantes en relación a enseñarles como sobrevivir en el mundo.

 

            El hombre ha tenido que solucionar diversos problemas sobre la comunicación y la escritura, y en la medida de que lo ha hecho, ha desarrollado un legado respecto a la enseñanza intelectual, que van desde la explicación verbal de pinturas o jeroglíficos, o la elaboración de una gramática determinada, y posteriormente en la construcción de un lenguaje en todos sus aspectos. De forma que a través de imágenes y letras que observamos en textos, podemos adquirir ciertos conocimientos que nos permiten encontrarnos con el mundo.

 

            La enseñanza a lo largo de la historia la podríamos sintetizarla en dos aspectos generales, primero, que desarrolla o fomenta aspectos factuales, es decir, capacidades o habilidades que se ponen en practica, y en un segundo aspecto, que desarrollen capacidades o habilidades que tienen que ver con el intelecto o mente.

 

            A partir de estos presupuestos generales, vamos a aterrizar en la enseñanza de la filosofía, concebida como un proceso en dos vertientes, por un lado el aspecto intelectual, y el aspecto práctico o vinculada a la vida cotidiana del estudiante.

 

 

            La filosofía ha sido una construcción continua a lo largo de la historia, que no termina de construirse o afinarse, siempre está en continuo movimiento, sin embargo, a lo largo de la historia de la filosofía, tenemos una herencia de filósofos y sus propuestas filosóficas, lo cual, muchas veces es lo que predomina en el aula, es decir, muchas veces, la enseñanza de la filosofía en el nivel medio superior,  e incluso el superior, se reduce a la historia de la filosofía, de tal forma que la memoria es el centro, dejando de lado otros aspectos potenciales a desarrollar, el aspecto crítico, analítico, entre otros aspectos más.

 

            A continuación realizaré una propuesta sobre la dinámica de la enseñanza de la filosofía, recurriendo a la ilustración de filósofos o corrientes filosóficas, buscando el vínculo con la vida cotidiana. Hay que tener claro que la filosofía surge de la propia necesidad humana para responder a las preguntas de la vida del hombre, o bien, que éstas le ayude a salir de su enajenación continua.

 

            Estos aportes surgen de la experiencia que cada uno de nosotros tiene, en este sentido, los ejemplos y los comentarios vertidos a continuación parecerán de lo más simple posible, sin embargo, es tarea del docente de filosofía renovarse continuamente y no caer en la enajenación que nos persigue día a día, en este sentido, la siguiente reflexión parte de la propia experiencia en relación a la enseñanza de la filosofía, limitándola a aportes generales que nos muestren la gran diversidad de estrategias que manejamos o podríamos manejar, o bien, crear o recrear en el aula, a partir de la creatividad docente, en la especialidad de filosofía. De forma que podríamos entender a la filosofía como algo teórico apartado de la vida cotidiana y de la práctico, o por el contrario, podríamos experimentarla como un ente vivo, que se crea y recrea en el filósofo como una práctica y en ejercicio diario, e incluso un estilo de vida.

 

            ¡Sócrates!, ¡dichoso Sócrates!, tan marginado y criticado por muchos hombres de su época,  y que por medio de la mayeutica logró despertar en los jóvenes en anhelo de saber y buscar a verdad, sus planteamientos tan certeros, de forma que una pregunta traía enlazada otra, tratando de buscar la verdad, cabría preguntarnos hoy día ¿cuáles son aquellas preguntas adecuadas que hay que plantear a los jóvenes para que se encuentren a sí mismos o el sentido de su vida?, ¿Es posible conocer la verdad de las cosas o estamos en un mundo absolutamente relativista? O es acaso, que en este mundo pesimista y relativista, nosotros como filósofos estamos perdidos en la enajenación del trabajo academicista, y por lo tanto, no nos ponemos a reflexionar sobre la forma de enseñanza de la filosofía, y no nos atrevemos a cuestionar a los jóvenes sobre las preguntas básicas que se debería de hacer todo ser humano; ¿Quién soy yo? ¿De dónde vengo? ¿A dónde voy?, preguntas que pueden parecer obsoletas o sin sentido, sin embargo, cuando se busca la respuesta se genera un movimiento interno de parte del estudiante, que le permite encontrarse consigo mismo y con los demás, de forma que las preguntas deben de ser aquel detonante que nos permita acercarnos al mundo real que vive el estudiante y a las cosas que realmente le interesan, y contribuir a la ruptura de la enajenación de tantas y tantas cosas a las que se enfrentan día a día los jóvenes como puede ser la apatía, la indiferencia, las adicciones, lo económico, perdiendo de vista lo que realmente vale y puede dar significado y sentido a su vida. El enseñar a plantear una pregunta bien hecha, es una tarea que debemos de emprender para que el estudiante sea alguien crítico, y que pregunte por aquello que le genera duda o incertidumbre, ya que se dice que si se plantea bien una pregunta, ya está casi resuelta. Sócrates, nos muestra un camino donde el estudiante es el centro de la actividad filosófica, de forma que construye y argumenta sus ideas a partir de  cosas simples que está cerca de su vida diaria.

 

            Por otro lado, en el periodo medieval tenemos a Santo Tomás, representante de la escolástica, nos muestra como en  el periodo medieval los estudiosos de ese momento, a través de la discusión de los textos de Aristóteles, una discusión que incluye la interpretación (hermenéutica), de manera que gracias a ese análisis se puede conocer el pensamiento de dicho filósofo. Además de cuestionar y defender las ideas que plantean diversos filósofos, es decir, apropiarse de lo que dijeron los filósofos en un momento determinado. Hoy día nosotros tenemos  diversos recursos sobre los textos de los filósofos, de manera que podríamos analizar algunos fragmentos del pensamiento filosófico, de manera que el estudiante se acerque a la filosofía, analizando los textos y reflexionando sobre su importancia,  trascendencia o mensaje central para su vida cotidiana. Además que a través del análisis de textos podemos ejercitar la lectura en voz alta, comprensión de lectura, plantear cuestionamientos sobre las lecturas y emitir una crítica u opiniones sobre los textos  leídos. Cuando me refiero a la lectura de textos, me refiero a la selección de textos breves, con un lenguaje accesible a los estudiantes de bachillerato, de manera que el estudiante se encuentre con las ideas originales que plantearon los filósofos, además de buscar los aspectos trascendentales de cada filósofo analizado, y que dichas ideas han contribuido para el crecimiento o estancamiento de la sociedad, y su posible adaptación a la vida cotidiana como base del actuar humano para solucionar los diversos problemas a los que se enfrenta la humanidad, y más allá, los problemas de los estudiantes.

 

            Como olvidar el periodo de la ilustración, y dentro de ella, los ideales de liberación y revolución que llevaron a la humanidad a un cambio de economía y relaciones sociales, entre otros cambios más que afectaron a todo el mundo, la enciclopedia nos mostró que es posible que el hombre sea sueño de sus actos y del destino de la sociedad, y que a través de la razón se puede llegar a una actividad de liberación física, intelectual y espiritual, y en ese sentido, cabría preguntarnos; ¿A qué está atado el hombre contemporáneo? ¿De qué cosas necesita el hombre liberarse? ¿Cómo influye la política en nuestra vida? ¿Podríamos realizar ciertas acciones que transformen las condiciones económica de pobreza? Entre otras tantas interrogantes a las cuales los filósofos de la ilustración podrían ayudarnos a resolver o dar pie a una buena discusión. Ya que el país actualmente enfrenta una aguda problemática respecto a la participación de los ciudadanos en asuntos políticos, de forma que se ha reducido la actividad política a la actividad de la votación individual, castrando a los ciudadanos de una mayor participación política, incluyendo el ámbito familiar, escolar o vecinal, de manera que la ilustración y sus filósofos, a través de los grandes discursos que nos emitieron, podemos rescatar su habilidad para la elaboración de discursos escritos o verbales, cualidades que hay que promover en los estudiantes para que emitan sus puntos de vistas ante diversos públicos y situaciones, de forma que la argumentación y la razón le lleven a mostrar lo que realmente piensa. 

 

            El positivismo, nos dejó muchas luces para poder plantear diversas problemáticas vinculadas al avance científico y la forma de conocimiento, ya que hoy día, se habla del fracaso de la ciencia, dado que no ha resuelto las diversas problemáticas que afectan a la humanidad, pues solo las personas con altos recursos económicos tienen acceso a ciertos avances de la ciencia. Por otro lado, el positivismo dio pie al avance técnico, lo cual  generó el capitalismo, y posteriormente al neoliberalismo. En ese sentido, era necesario que el viejo August Comte(1798-1857), por medio de la ley de los tres estados (teológico, metafísico y el positivo), aportará a la humanidad un estudio sistemático del progreso humano, que a través de una visión en retrospectiva, analiza el pasado, lo sistematiza, además de analizar el presente, señalando el rumbo que hay que seguir a futuro, en este sentido, Comte, nos deja al progreso como una parte esencial del ser humano, y que bien o mal, el progreso puede ser algo constructivo o destructivo. A través de la deducción podríamos decir que Comte nos muestra un método, analizar el pasado, el presente y ve el futuro para proyectarse, lo cual para nuestros estudiantes y para nosotros es algo esencial, ya que es algo urgente que hay que aplicar, pues la mayoría de los estudiantes solo viven el presente y muchas veces no analizan el pasado o los antecedentes de lo que se dijo o lo que se hizo, además de que a muchos no les interesa el futuro, ya que su mirada es muy corta y no se logran ver el día de mañana, el  progreso con un enfoque del desarrollo humano, podría despertar en los estudiantes nuevos ideales que refresquen su forma de pensar y de ser de los jóvenes, e incluso de nosotros mismos.

 

            Ahora bien, todo hombre o mujer se encuentra con la realidad del trabajo, en las diversas etapas de su vida, y observa que cuando lo realiza recibe cierta remuneración económica, en este sentido, cabría preguntarnos, ¿Es justo lo que recibe de salario por el trabajo desempeñado? ¿El capitalismo o neoliberalismo ha resuelto las problemática económicas de todos los hombres? ¿porqué México es un país en donde la mitad de su población padece pobreza? ¿Qué sería necesario hacer para acortar la brecha entre pobres y ricos?, para resolver estas y otras preguntas sobre el trabajo y la economía, las ideas de Carlos Marx podrían ayudarnos a responder desde una postura argumentativa y reflexionada. Pues recordemos que el contexto en el que vivió era de la explotación económica de una buena parte de la humanidad. También recordemos que sus escritos y su pensamiento trataban de conscientizar a sus lectores y a sus oyentes,   de manera que cuando sus lectores vieron su realidad, se identificaron con las ideas de Marx generando diversos movimientos sociales que pretendían cambiar la situación de explotación y miseria en la que estaban.  El aporte que podemos descartar del revolucionario intelectual llamado Carlos Marx, es la conscientización que promovió con los hombres de su época. En este mismo sentido considero que hay un sinnúmero de temas que pueden prestarse para concientizar al estudiante que tenemos hoy día en el aula, de forma que se despierte en los estudiante una pequeña chispa que les lleve a caer en la cuenta de sus problemáticas y comiencen una transformación revolucionaria. Y así vayan plateando soluciones a las diversas problemáticas que le rodean y le enajenan, y que va desde lo económico, lo social, lo religioso o lo político, entre otros aspectos más. Y que depende de la suma de individualidades, su convicción y su compromiso, los cambios que se generen a corto y a largo plazo.

 

            Como olvidar al incomprendido, criticado y hasta satanizado Nietzsche (1844-1900), el mayor aporte que nos deja, es el saber hacer una buena crítica, asumiendo una postura y argumentando lo que pensamos para defender nuestras ideas, y no caer en contradicciones, él crítico los temas relevantes de su tiempo, en ese sentido hay que generar estrategias que permitan al estudiante a apropiarse de sus pensamientos y de sus acciones, de manera que exprese lo que realmente piensa sobre los temas que le rodean hoy día. Por otro lado, con el super hombre, nos muestra que el hombre es un ser creador o creativo, capaz de construir cada paso de su vida y sus propios valores y no ser uno más del montón, en este sentido el hombre se autoconstruye superando las limitaciones o condicionamientos culturales. Y que tanto el contexto como las circunstancias personales no pueden ser factores que limiten a la persona en su proceso de creación de si mismo y de su sociedad. Para ello es fundamental la relación que se establece entre el profesor y el estudiante, pues así como se puede fomentar la creatividad se puede aniquilar, de manera que se fortalece o se debilita el crecimiento del estudiante.

 

            Quisiera cerrar esta ponencia con el aporte de los existencialistas, corriente filosófica que deposita su confianza en la existencia humana, hoy día podemos observar que el ser humano está en crisis, cabría analizar sus tesis y su aplicación en la vida diaria, entre los temas de individualidad y la existencia concreta  del individuo. El hombre puede ser concebido como un proyecto vital que se realiza en la existencia humana y real. El aporte que nos deja el existencialismo en la enseñanza es la reflexión sobre el sentido de la vida del ser humano, y más allá sobre el sentido de mi propia existencia, y mi proyección a corto o largo plazo como ser humano. En dónde se podrían abordar todos los problemas cotidianos que se vinculan con la existencia humana y que la conflictuan, dichos temas pueden ser desde las drogas, la pobreza, el alcoholismo, el machismo, la sexualidad, lo económico, etc. De forma que a través de diversos planteamientos de problemas o tópicos, solución de problemas o análisis de casos, en el aula se podrían emitir propuestas de acción para problemáticas muy concretas y de esa forma educar a los estudiantes en la solución de problemas.            

 

               Después de exponer estas ideas con ustedes, llegó a la conclusión que la filosofía tiene mucho que descubrir y construir respecto a la enseñanza, de forma que dicha enseñanza transforme la vida de los estudiantes de nuestras planteles, y más aún, transformen su forma de pensar, y que los recursos materiales y didácticos pueden variar, y que podemos utilizar desde los recursos más simples hasta recursos más complicados, y generar un proceso de creación de la filosofía.

LA RIEMS

Escrito por filosofiaiems 06-05-2009 en General. Comentarios (2)

EL SENTIDO DE LA FILOSOFÍA EN EL NIVEL MEDIO SUPERIOR;

¿FILOSOFÍA PARA QUÉ?

 

¿PORQUÉ Y PARA QUÉ DE LA FILOSOFÍA EN EL NIVEL MEDIO SUPERIOR?

Por Arturo Hernández Sánchez  IEMS

 

            Antes de responder el para qué de la filosofía, responderé a la pregunta; ¿por qué filosofía? , y después responderé el  ¿para qué  filosofía?

 

            Parodiando a una gran frase, puedo afirmar rotundamente que; “La filosofía no se crea, ni se destruye, simplemente se transforma”. La filosofía, fue para los filósofos,  el arma principal para que el hombre se explicará el porqué de las cosas, a través de teorías, pues el saber humano, solo es eso, teorías, y que gracias a ellas el ser humano puede creer, saber y sentir, y que gracias a esas teorías el ser humano ha tenido un lugar en donde depositar su ser.

 

            La filosofía es la base que ha movido grandes momentos de la historia, el filósofo, ha tenido la agudeza para poder interpretar lo que sucede en su realidad, y gracias a esa realidad, le ha empujado a proponer alternativas y respuestas a grandes interrogantes, proponiendo diversas teorías que han guiado a la humanidad por siglos, la filosofía  ha estado inmersa a lo largo de la historia de una u otra forma.

 

            Ahora nos toca a nosotros interrogarnos por nuestra realidad, lo que tenemos, lo que nos rodea, y en este caso, cuestionarnos por la razón de ser la filosofía en el bachillerato, ¿es acaso una asignatura como las demás? ¿Acaso sólo hay que memorizar algunas fechas e ideas y con eso aprobar la materia?  ¿porqué existe la filosofía en el bachillerato? Entre otras preguntas más que podríamos elaborar.

 

 

 

            Para comenzar a responder a las diversas interrogantes, en primer lugar, hay que afirmar que la filosofía, la filosofía como praxis, no es una asignatura más, es un ejercicio necesario para el ser humano, en donde a través del cuestionamiento, apoyado de las diversas respuestas que han dado diversos hombres, las teorías filosóficas, encuentra sus propias respuestas y le da un sentido a su existencia y encuentra algunas respuesta  a aquello que le interesa. ¿Cuántos estudiantes les agrada la filosofía y cuántos la rechazan?   Una gran pregunta, pero que solamente nosotros podemos responderla al reflexionar sobre nuestra práctica docente.    

 

            Hay que afirmar categóricamente que la filosofía no solamente son fechas o textos, es decir conocimientos ya hechos, la filosofía  lleva al conflicto al ser humano, la filosofía brinda al ser humano la oportunidad de cuestionarse y replantearse la dirección en la que va.

 

            De forma que hoy día, es de suma importancia que la filosofía aborde temas que están vinculados con el contexto directo de los estudiantes, de forma que la filosofía no sea algo abstracto, sino que tiene que ver con su propia vida.  

 

            Si la asignatura de filosofía en el bachillerato se entiende como el acto de leer y memorizar a los diversos filósofos, entonces la filosofía tendría que ser una parte de la historia, es decir, el historiador podría dar los datos, el contexto aquello que escribió o dijeron los filósofos, y el filósofo tendría una tarea diferente al del historiador.

 

            El docente que enseña filosofía (filósofo) tiene que tener muy claro que una cosa es enseñar el pensamiento o ideas de los diversos filósofos y otra cosa es enseñar a filosofar a los estudiantes, lo primero es lo más sencillo, pues bastaría tener el libro del filósofo y saber el contexto de su vida, sin embargo los estudiantes no tendrían ningún encuentro con el saber filosofar o construir su pensamiento de forma racional.

 

            La filosofía la podemos entender de muchas maneras, sin embargo, tiene que tener un sentido sobre aquello que pensamos, sentimos o hacemos, es decir, la filosofía no puede seguir siendo un conocimiento que se tiene que transmitir textualmente porque así lo pide el programa en el bachillerato, tampoco pueden ser aquellas  ideas que iluminan nuestra mente ignorante para adherirnos a ellas  y así iluminen nuestras vidas, en la actualidad la filosofía necesita tener “sentido”, ese sentido, lleva al docente filósofo y al aprendiz o estudiante, para que el filósofo muestre el camino el cual el aprendiz va a caminar para encontrarse con la filosofía, hay muchos caminos, sin embargo, el principal en la actualidad, sería que el estudiante cuestione de manera profunda lo que le sucede de manera significativa, piense sobre un problema de diversos ángulos y las posibles soluciones que ello tendría, además de elaborar un pensamiento que permite pensar de manera clara y de fácil transmisión.

 

            El aprendiz (estudiante) necesita que se le muestre una filosofía practica, que le oriente o le de sentido a lo que hace, piensa o siente, de forma que encuentre en la filosofía, respuestas a lo que le sucede día a día, tanto en la casa, el noviazgo, la escuela, las adicciones, etc. Si la filosofía es interesante para ellos, y le da un sentido a la vida de aquellos que buscan respuestas, la filosofía tendría razón de ser actualmente porque lleva al estudiante a comprender que la filosofía no es un cúmulo de conocimientos sin significado, sino más bien, sería un encontrarse con una habilidad de cuestionar y reflexionar sobre sí mismo y su contexto.

 

            Los textos nos ayudan a comprender el pensamiento de los diversos filósofos a lo largo de la historia, y el saber generar el pensamiento filosófico en el aprendiz es algo muy diferente, porque el docente debe generar los medios que lleve a los estudiantes a generar su pensamiento de forma estructurada y racional.

 

            Más allá de Lipman, y de la filosofía para niños, hay que pensar sobre la filosofía para jóvenes, y en especial para jóvenes mexicanos, con las características propias de cada escuela de bachillerato, pues las condiciones de lugar en donde están ubicados los planteles varía de un lugar a otro, además el contexto influye de manera rotunda en la experiencia de cada estudiante. Pensar en una filosofía para jóvenes es pensar en el contexto y experiencias propias de los jóvenes, de los estudiantes que atendemos día a día, pero esto no es posible, sino les damos el tiempo y el espacio para que manifiesten su pensar su sentir, sus problemas, sus anhelos, el enseñante de filosofía debe de romper con el programa, con lo preestablecido, y encontrar a través del diálogo abierto con los estudiantes los grandes temas que a ellos les interesan y así generar filosofía para jóvenes en el aula, la cual rebase las cuatro paredes, y sea una filosofía para su vida, que la lleve consigo a donde vaya, que cuestione, que interpele, que critique, que analice, que reflexione, que se manifieste como un ser humano particular en un contexto histórico, y que sean seres de cambio y transformación de su propia historia individual y colectiva.  

 

            Desde una concepción tradicional y cerrada, la filosofía es una práctica para grandes sabios y eruditos, dejando fuera a muchos de nosotros, en donde la interpretación de unas cuantas palabras de algunos seres humanos llamados filósofos, son vistas (las palabras) como algo inalcanzable para seres comunes y corrientes, de forma que el saber filosófico, se llega a concebir como algo lejano a los seres humanos comunes y corrientes. En este mismo sentido, el saber filosófico escrito, es algo establecido e inamovible, que sirve para fundamentar lo que pensamos, o afirmar lo que decía X filósofo, en fin este saber, se vuelve un saber teórico, irreflexivo, establecido e inalcanzable. 

 

            El vacío que el ser humano experimenta día a día, el cual busca respuesta a esta existencia tan breve, y en especial el ser humano con los que compartimos los saberes de los “grandes pensadores”, los estudiantes, nuestros estudiantes, se plantean un sin fin de preguntas que, muchas veces no escuchamos por no tener los oídos abiertos a sus peticiones, y preferimos ignorar la realidad, esa realidad que mata el espíritu, en donde la televisión, el dinero, el sexo, las drogas, la radio, el celular y el internet, les esclaviza y enajena, robando sus mejores años. Esa realidad, la que se vive día a día, en las preocupaciones por el noviazgo, en el sentir que nadie les ama, el conflicto diario de saber quienes son, esa es la base en la cual hay que ubicarnos y preguntarnos; ¿Porqué es necesaria la filosofía hoy día?

 

 

            Desde una concepción moderna y contemporánea, la filosofía puede, y debe, de ser vista como un ejercicio de cualquier ser humano, en donde a partir de la vida cotidiana, al lado de los planteamientos de los grandes filósofos, las personas que realizan este ejercicio fortalecen sus pensamientos, cuestionan su realidad, interpretan los sucesos personales y sociales le dan sentido a su existencia humana, encontrando respuestas  a los diversos planteamientos que se realicen.

 

            ¿Cómo sería el mundo si no existiera la filosofía? Sería un mundo enajenado, en donde “el sistema en turno”, haría con las personas lo que se propusiera, siendo el hombre un ratón de laboratorio, en donde todo estaría determinado, en donde no habría más que cuestionar, qué interrogar, que  plantear, que proponer, sería un mundo bastante aburrido, la filosofía tiene su razón de ser en el mismo ser humano, tal parece que la filosofía es un aspecto teórico, reducida a una asignatura muerta, en donde sólo se repiten las fechas e ideas de los grandes filósofos, olvidando su aspecto práctico, e incluso, olvidando el origen de la misma. Gracias a la filosofía el hombre ha encontrado caminos, ha encontrado soluciones a lo que parecía no tener solución, ha orientado la historia del ser humano y del mundo, ha llevado a los seres humanos a apoderarse de si mismo y romper la enajenación en la que ha estado inmerso en muchos momentos de la historia.

 

            Ahora más que nunca se necesita de la filosofía, pero no entendida, solamente, como historia de la filosofía, sino también, como praxis, en donde no quede reducida a lo simple, sino al contrario en donde el aspecto teórico y práctico se complementen para guiar y orientar al ser humanos actual, y en nuestro caso a los estudiantes que atendemos. Es necesario cuestionar el sistema económico actual y las consecuencias  de pobreza que ha traído, es emergente proponer alternativas ante este mundo en crisis, crisis en todo sentido, y no dejarnos arrastrar por el pesimismo actual, es necesario guiar a las personas  y a la sociedad hacia su propia comprensión, hacia la construcción del mañana.

 

            La filosofía hoy día tiene una gran papel, la filosofía debe de ser un actor que deposite las bases de la sociedad del mañana, si bien es cierto, que el sistema educativo actual, ha reducido el camino de la filosofía, nosotros, cada uno de nosotros debemos de abrir y crear nuevos caminos, en donde a través de la filosofía los estudiantes no solo conozcan las diferentes teorías filosóficas, sino también, vuelva de la filosofía una practica, la cual transforme la forma de pensar y de ser de los estudiantes.

 

            La filosofía debe de romper con la enajenación que día a día viven los estudiantes, romper la enajenación propiciada por la caja idiota, romper la enajenación de la apatía y crear y generar nuevas expectativas, romper la enajenación del sistema que promueve el alcohol, las drogas, el sexo, y que muchas veces los atrapa, y no salen de ellas. La filosofía, a través del diálogo con los estudiantes sobre los temas que a ellos les interesa es el mejor medio para que los seres humanos con los que compartimos este saber, rompan con las cadenas de la marginación y la pobreza.

 

            Hay que señalar que no hay una sola tarea para la filosofía, la filosofía tiene un sinnúmero de tareas, y dependerá de la creatividad y compromiso de los docentes de filosofía el darle forma a esas tareas que le competen.   

 

“La filosofía, es la arma, capaz de mover la voluntad del hombre”